Cachemira

nos encanta la cachemira

Un material suave y versátil, un agradable mimo sobre la piel que protege tu cuerpo de las altas y bajas temperaturas gracias a su capacidad de termorregulación.

Es suave y protege del calor y del frío: es cachemira.

Descubre el origen y la calidad de la fibra que utilizamos para producir jerséis y complementos.

Los suéteres y accesorios en nuestro comercio electrónico son en su mayoría en 100 % *cachemira.
Veamos más sobre este material.

La cachemira es una fibra textil que proviene del pelo de la Capra Hircus, la cabra doméstica, criada en Irán, Mongolia, Tíbet, Afganistán y también en la zona de Cachemira, de donde deriva el nombre.

En estas zonas el clima es muy frío y la cabra ha tenido que adaptarse a soportar los duros inviernos, cuando la temperatura desciende incluso hasta los 30° bajo cero, pero también los abrasadores veranos.
Su cuerpo está cubierto por una capa superficial más gruesa y áspera, denominada giarre, y por un subpelo aislante muy denso y muy suave, denominado duvet, caracterizado por propiedades termorreguladoras. Y es precisamente del edredón que se produce la cachemira.

Durante la muda del pelo, en primavera, los pastores recogen este pelo mediante un peinado manual absolutamente inocuo para el animal. Pero, ¿por qué la cachemira es tan preciosa y valiosa? Además de sus características, debes saber que de una cabra solo se extraen 200 gramos de pelo: una cantidad bastante pequeña que determina su valor y costo.

Las características de Cachemira

Un mimo en tu piel: suave y esponjoso, no provoca irritaciones ni molestos picores

Es adecuado tanto en invierno como en verano porque gracias a la termorregulación mantiene constante la temperatura corporal

Absorbe la humedad y el sudor: ya te hemos dicho que es perfecto incluso en verano, ¿verdad?

No atrae polvo ni campos electromagnéticos: pelo eléctrico, ¡adiós!

Debe usarse con cuidado: nunca use su suéter de cachemira por más de 1 día seguido. ¡Lea nuestros consejos sobre el cuidado de la cachemira para obtener más información!

¿Cómo reconocer la cachemira real?

Reconocer el verdadero cachemir no es fácil, pero queremos darte algunos consejos útiles para que hagas tu propia valoración.

En primer lugar, echa un vistazo a la etiqueta cosida en la parte trasera de la prenda, donde puedes leer los consejos de composición y mantenimiento.

Otros factores importantes a evaluar son la longitud, la finura y el color de las fibras: cuanto más largas y finas sean, mejor será la calidad y la capacidad de mantener intactas sus propiedades después del lavado. . También presta atención a la cantidad de hilos con los que se produce una prenda.

En nuestro e-Commerce encontrarás algunas prendas tejidas con 2 hilos y otras telas con 4 hilos: las primeras son más ligeros de estos últimos y son mejores que los de un solo hilo, porque la torsión de 2 extremos torcidos compensa la torsión del hilo simple.